ESCRIBIR: UNA AVENTURA ( JUGANDO AL “VEO,VEO”)

 

     Voy a dejar volar mi imaginación,

.MySpace Layouts… serenamente

 

Decía el escritor leonés, José María Merino,  en su pregón de la Feria del Libro "Leer León", que leer es un viaje secreto, una aventura interior".

Pues escribir, es una aventura más atrevida, más feliz, y más rica (quizá sea feliz por eso: porque se da…),  para los demás…

El otro día hicimos, mi mujer y yo, un viaje real desde León hasta Cuenca; con parada, y fonda, en Madrid. Fue un viaje casi relámpago, por motivos familiares felices. En la primera jornada, hasta Madrid, nos acompañó nuestra hija, que regresaba a sus empeños de aprender, despues de unos días de descanso y de mimines de mamá.

¿No habéis jugado nunca al "veo, veo"… en un viaje en coche, sobretodo con niños de jinetes? Es divertido. El otro día repetí este juego, regresando a la infancia de mis hijos; y a mi niñez, preñada de imaginaciones vírgenes… Os voy a contar estas jornadas:

 

Primera jornada:

"Al destierro, con dos hembras de las mías…":

Tocaba la campana del convento de las Carbajalas, mis vecinas, la hora tercia. Yo estaba disponiendo mi "english horse" para el viaje. No es un "babieca",

MySpace Layouts(mírale: ¡qué juguetón!)

 

aunque yo esté "paciendo" muy cerquita de Babia. Es un Rover-45, con no sé cuantos caballos de vapor, y otros no sé cuantos fiscales, que son los más gravosos… por una Hacienda puta, – digo: pública… Perdón!!!

Salimos de León, camino de las dos Castillas… anchas. Primero la Nueva Castilla, de pegote político; que hoy nos da celebración. Ya lo sabéis: es 23 de abril!!! Luego, la de los castillos de La Mancha: la ideal de Cervantes; la real de Don Quijote; la frugal de Sancho Panza… Y a mitad del camino, el esperpento de Madrid.

La senda, hoy, es autovía; y cruza Tierras de León, sembradas de verdines y amarillos; muchos brotes tiernos de parras autóctonas "prieto picudo", que guardan calenturas para el chigre, y un rico paladeo en el figón. El cielo está radiante, limpio, azul. El sol calienta, mas lévemente. "A la derecha, nos despide una corneja". Es buena señal – pienso yo…

¡Qué guapura en el campo de León!… "De León solo", repiten los grafiteros de U.P.L., en todos los carteles del Estado (la senda es de papá Estado)… ¡Qué guapo está León… y Zamora!

El río Esla, al pasar por Benavente, tiene una "madre" enorme: ancha, gorda, hermosa; con cinturones jaldes de álamos tiernos, y de verdes avellanos en las cárcavas. Por debajo del puente, – que se alarga con diez ojos tuertos, secos, sin agua, – me paro a ver la ramita florida de cerezo, que ayer eché, aguas arriba, en San Miguel. Y la acierto a ver, ajada, deslumbrada, mareada por los vaivenes frios del río caudaloso. Me entra la nostalgia, si miro al agua, que viene de donde vengo yo… Y además este verano no comeré cerezas: gordas, hermosas, rojas, sanguinolentas; ni me ensuciaré la camisa con su nectar: otro prieto picudo, de picota.

Seguimos avanzando; con la vista tendida sobre las tierras llanas, tendidas, como la palma de mi mano… Y verdes, verdes, verdes… ¡Dios, qué verde mar!. El cielo se rellena de algodones. Y del sol amarillo se cae al suelo algún jirón, dorado, de florecillas; como un "aspergeo" de bronce y oro. En el lejano teso, un toro negro, sin nombre – como el futuro oscuro de esta tierra -, se desangra en una mata inmensa de amapolas, que brota a borbotones a sus pies de rodillas indomables.

¡Dios, qué guapa está hoy Castilla, en su día de Fiesta Nacional!. A la derecha, se escuchan las fanfarrias de Villalar. No me gustan las fanfarrias. Antes, guardo silencio; tiro del bocado a mi caballo; "no asustéis a los patos; no espantéis a las avutardas de Villafáfila!!!"

 

MySpace Layouts

(patos y patas jugando en la laguna)

En tierras de Pucela, hay pinares a los dos lados de la senda sexta. Los condes de Carrión se despistaron de ribera; y se esconden entre los pinos, que son su polvorín de lanzas, flechas y alfileres. No tengo miedo. Yo soy también un Cid.

Más adelante, mi fiel esposa me dice: "¡Qué mareo!: voy mirando los hitos del camino; y tan pronto entramos en Segovia, como cruzamos tierras de Avila…- ¡Segovia, Avila, Segovia… Vaya trasiego tuvo el medidor de lindes!. Y menos mal que tienen muchas piedras a mano, para amontonar, e ir poniendo "arcas"…

En el horizonte que se pierde a la derecha, (otra vez a la derecha) – que se escapa más y más, cuando nosotros más y más nos acercamos -, se divisa, en lontananza, un rebaño de gigantes, que no paran de hacernos aspavientos. Espero que de esos gigantes os podré contar un "otro día", sus apariencias modernas; y las cuitas – algunas – de los quijotes actuales…

Nos damos de morros con la sierra de Madrid. Por el lado que venimos, no es de Madrid. Es de Castilla y León, "entodavía"… Madrid lo quiere todo: el túnel, las calzadas, los arroyos, las laderas, el valle de los Caidos – ¡qué vergüenza! – , las parrillas de San Lorenzo, los pueblines (ellos dicen "pueblecitos, qué finura!), las rotondas, los puentes, las posadas, los laberintos… el juego entero de la oca. Y por el otro lado, el parchís. El parchís entero.¡ Para ellos! . A mí, no me sale ni un "cinco", para "salir"…

Mañána seguiré mi camino, sin entrar en el juego, diabólico, de Madrid…

 

Segunda jornada:

 

"De Madrid, al cielo". Algunos dicen que lo exacto es decir: "De Madrid: el cielo". Eso quizás fuera antes. Los cielos de Velázquez son gloriosos. Y los de Goya, cuando pintaba las fiestas en las praderas… Lo primero, será – lo digo yo – porque sufriendo este caótico Madrid, no puede haber ni infierno, ni purgatorio; para nadie. Menos mal que Madrid no es sólo el Madrid de Gallardón.

La segunda jornada amaneción con un cielo radiante. Se lo trajimos ayer nosotros, desde León. Al sur-este, Madrid tiene una avenida, larga, larga, larga… que si la sigues, recta, te llevará al Mediterráneo. Desde la grupa de mi caballo inglés, acierto a ver pueblos dulces, sonoros, sabrosos, afrutados: Chinchón, Arganda, Morata de Tajuña, Perales de Tajuña… Y el río Tajo, repartiendo tajos en la tierra gris, abriendo heridas profundas en las peñas. La senda, – ahora es la A-3 – , se adorna el espinazo con azaleas blancas, violetas, rosas… en esta caliente primavera. A un lado, – otra vez a la derecha -, un monte de olivos, diez tesos de olivares, cien colinas de aceituneros… Y a sus pies, rendidos: capotes rojos de amapolas, rabiosamente en flor.

Madrid, por muy grande que presuma ser, se acaba. Pasamos por Tarancón. Hoy cogeremos el camino hacia Cuenca. Mi hijo se despide esta semana de Cuenca, y no la conocemos; a pesar de las promesas. La tenemos que conocer un poco, para decirle, al menos: adios, con él.

 En el camino hacia Cuenca hay un rincón precioso, que es una pura "reiteración": "río Reinares". La senda de los coches nos mete en un sencillo paraiso, apartado y fugaz. En medio kilómetro escaso, se entremezclan tres vías, – mejor: diría yo que cuatro – : es como un paraiso trinitario (o tetra-tario): la vía de los coches que pisa mi caballo; la vía de los trenes Madrid-Cuenca; la vía del agua cantarina y reidora; y en el cielo, azul y blanco: la vía de un halcón, que sobrevuela…MySpace Layouts

Date un respiro en la lectura y deja volar tu imaginación, mientras escuchas

 "Como un aguila"…

pincha en este enlace:

http://shalanaycia.iespana.es/internacionales/FlyLikeanEagle.wav

Un poco más adelante, los carteles anuncian los trabajos de la próxima autovía A-40, que llegará hasta Cuenca. Y los históricos trabajos de los romanos en Segórbiga, con su yacimiento arqueológico, también en obras hoy. Y al fin: lo típico y lo tópico de Cuenca: su serranía, cuajada de pinos nigra, pinaster… No conocía Cuenca, y me ha sorprendido y admirado. Es admirable Cuenca, sí señor!!!

Y al fin del fin: Cuenca ciudad: hermosa, retorcida, empinada, colgada… sobre sus dos ríos, Huecar y Jucar, ¡qué sonoros!

Nuestros ojos sólamente han tomado un sorbito. Una mirada de pájaro despistado. Como un aperitivo. Como un guiño sólo. Un día volveremos a emborracharnos; a volar, como las golondrinas revoltosas, que cuelgan sus casas de barro ensalibado por toda la ciudad colgada. Cuenca me ha dicho, insinuante: "¡Tengo tantos secretos para tí!: "la ciudad encantada", el nacimiento del río Cuervo, la Catedral, las casas colgadas, el puente de San Pablo….

¡¡¡ Volveré !!!

 

Tercera jornada:

 

Estoy de nuevo en León. Junto al palacio que la esposa fiel de Don Rodrigo, Ximena, tuvo cerca del Panteón de los Reyes de León, cabe la iglesia románica de San Isidoro. León es también un viaje continuo para mí. Porque lo mejor de los viajes es volver.

Desde mi estancia de cuna baja, pero honrada, dedico este anónimo poema a todos mis amigos. Es un poema de primavera. No he querido esperar más para escribirlo y publicarlo, porque la primavera tiene fecha de caducidad. Mirad el campo: sólo han pasado dos semanas, – sólo catorce días!!! – … y ya tiene otros colores.

 

(Alfredo Escalada/08.05.2mil6)

MySpace Layouts

Si te lo cuento yo, te voy a hacer pensar

 que "hasta los cerdos vuelan".

¡¡¡TÚ, créetelo!!! 

Y de postre: el chiste gráfico de Lolo, de hoy, al que le pongo "cabecera":

 "Érase una vez un león viejo, viejo;  muy viejo. Como un reino… viejo,  que érase una vez… Un día, el león, desmelenado, se puso de espalda (no dío la espalda, no!). Y vino un perro, perrito;  chucho, chuchito; gordo, gordito; chulo, chulito…de una "señorita de Valladolid"… paseando…¡¡¡ Y le meó !!!  … ¡ Qué risa más tonta, y seria !  ¿No?.

 

Y de café, copa y puro (como en las comidas viejas de los entierros): 

… un recuerdo, un aplauso… "la voluntad"… para la señora Munda  – 94 años! – que fue durante muchos años la guía del Monasterio de Villaverde de Sandoval…  

…(PINCHA PARA AGRANDAR)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Viajes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ESCRIBIR: UNA AVENTURA ( JUGANDO AL “VEO,VEO”)

  1. Unknown dijo:

    Me ha encantado tu viaje, Alfredo!!!!!! y de alguna forma también yo he viajado con ustedes, porque es visto a la ancha Castilla, que tanto me llamó la atención, por lo grande y lo plana y los campos!!!!!! aquí es todo tan pequeño!!!!
    He recordado la magia de Cuenca, con su ciudad encantada, su barco de piedra!!! sus casa colgantes, es maravillosa!!!! y bueno, a mí me gusta Madrid!!!!! aunque el tráfico y el ruido es infernal!!!!, pero tiene su encanto!!!!
    Muchas gracias por hacernos partícipes de tu viaje!!!
    No conozco León, es una penitaaaa!!!!! ni siquiera su catedral!!!! 
    Un abrazo
    Natalia

  2. Unknown dijo:

    Mi aplauso también para la honorable señora Munda!!!!!!
    Entrañable!!!!
    Un abrazo
    Natalia

  3. Alfredo dijo:

    El cuento que figura al final, como "cabecera" del chiste
    gráfico de Lolo, es mío.
    Alfredo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s