EL GRITO EN EL CIELO

layout for myspacelayout for myspace     layout for myspace

"Poner el grito en el cielo".

Coloquialmente: "clamar en voz alta, quejándose vehementemente de algo".

Gritar, ya es "levantar la voz más de lo normal para expresar enfado o desaprobación". Algunos sinónimos de gritar, son estos: chillar, abuchear, vocear, silbar, bramar, patalear, vociferar, desgañitarse, abroncar.

Si a todo esto añadimos el significado de la protesta, que es una "muestra de disconformidad o descontento", y lo sumamos a los sinónimos de protesta: documento, condena, descontento, declaración, crítica, acusación, queja, abucheo, rechifla, reproche, disgusto, promesa, disconformidad, súplica, petición, demanda, pita, desaprobación, llegamos a tener un popurrí… de ¡venga Dios y lo vea!.

"Poner el grito en el cielo": Esta frase se utiliza cuando alguien hace mucho alboroto, algunas veces por algo insignificante. Por lo general se utiliza para quejarse sobre una injusticia sobre la cual se quiere llamar la atención de forma exagerada, hacerse la víctima o hacer ver mal a otra persona. Es una reacción a algo que ha ha ocurrido o que alguien nos ha hecho. No es una manera de llamar la atención, sino una reacción: "Cuando tu padre vea ese tatuaje que te has hecho, va a poner el grito en el cielo."

¿Y a qué viene todo esto?:

Mi barrio leonés, El Egido, quedó hace diez años aislado del centro guapo de León. Y la vida: la social, la cultural, la económica, la ociosa… se ha ido muriendo en estos diez años. Se cerraron tres cines, una discoteca, tres Bancos, una bolera, seis tiendas, dos video-tiendas, tres kioscos … E incontables casas: casas-viviendas, que son el corazón donde escondemos nuestras almas,- ay, viejas -, como el barrio. ¡El Egido es un barrio de viejos! ¡Qué lástima!

Y ahora, para colmo, llevamos varios meses con obras en la calle José María Fernández, que es la arteria del barrio. ¡Qué arteria, ni qué corazón, ni qué "h… en vinagre"!… Pero era lo único que nos quedaba. Y ahora, con "estas obras del Escorial", nos están "rematando".

No protestamos por tener obras en la calle José María Fernández. Protestamos por no haberlas tenido antes: hace diez años. A estas alturas nos iría de otro modo. Mejor, sin duda. Protestamos por ser tan lentas, tan molestas, y tan largas. Les digo la verdad: salir a la compra, o intentar pasear por esta calle, ¡es una aventura del Oeste americano!. Si no me creen ustedes, vengan, – sin Dios- y lo vean… 

¿No tenemos motivos suficientes para "poner el grito en el cielo"? Todos los vecinos: tiendas, bares, kioscos, peluquerías, túneles de lavado, ferreterías, farmacias, pastelerías, casas de vecinos, parques, jardineras, bancos para el descanso, palomas… niños (¡ay, pocos!), y ancianos.

¿Sabéis dónde está "el cielo de los gritos"? Está en el "León Guapo", en los ordoños de gomina, y en las eras nuevas de Renueva, junto a San Marcos.

Deberíamos poner el grito en el cielo (en el cielo de los gritos) : clamar, reclamar, levantar la voz, enfadarnos, desaprobar, chillar, abuchear, abroncar, protestar, escribir panfletos de condena, quejarnos, demandar… y, en fín, reaccionar. Que somos viejos, pero no estamos muertos todavía.

MySpace Layouts

Puedes gritar aquí: en los comentarios… o en mi libro de visitas:

http://www.redfind.com/gb4/guest.php?uname=smescalada

Hace diez años, cuando se cerró al tráfico de coches la Plaza de la Catedral y la Calle Ancha, ya protestamos. Pero no conseguimos nada. En aquella temporada, hasta se llegaron a hacer chistes de los vecinos de este barrio. En la Plaza de Regla, delante de la hermosa Catedral, pusieron una escultura de bronce que figura a un hombre, de paseo tranquilo; y de su mano va un niño, que duda entre seguir al padre o volver la vista hacia la fachada sur de la Pulchra Leonina, y se queda como mirando hacia Puerta Obispo, y un poco más allá a nuestro barrio… La gracia popular puso en boca del hombre unas palabras: "¡Vámonos, hijo. Que vienen los de El Egido, protestanto!"

Hoy se le conoce al hombre de la estatua de bronce como "El divorciado".

(Alfredo Escalada/09.10.2mil6)

(continuación)… El grito en el suelo… (Prensa local, día 12.10.2006/ Diario de León)

Las voces disonantes aparecidas con el inicio de las obras de reurbanización de la calle José María Fernández se han materializado en el nacimiento de una nueva asociación vecinal del barrio de El Ejido, que este pasado fin de semana ya ha logrado juntar 2.027 firmas que se oponen al avance de las máquinas y exigen una serie de modificaciones en el proyecto para que «no muera el barrio», según señala la portavoz vecinal, Adela Borge.

El colectivo critica el diseño que se intenta plasmar en el vial, eje fundamental de comunicación de todo el barrio, y propone como alternativa que «a partir del cruce con la calle San Juan se dejen dos carriles», en vez de uno como está planteado hasta el momento, dado que si no «se producirá un colapso importante en la zona», ya marcada «por la peatonalización que se hizo en la calle Ancha».

Borge reseña que su asociación «mantuvo una entrevista con la concejala en la que se negó a replantearse el proyecto» y que «el alcalde ni siquiera ha atendido la solicitud». «Sí que prometieron que retirarían todo lo que hay en la Plaza Jacinto Benavente y ahí está», señala la portavoz vecinal, quien asegura que «han quitado contenedores y ahora la gente deja la basura en la calle».

……………………………
 
¡¡¡ Algo más habrá que hacer !!!
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s