HOMILÍA

MySpace

Canónigo leonés, desesperado, antes de su homilía…

POLÉMICA RELIGIOSA/Daniel Alvarez/La Crónica de León/05.11.2006

El canónigo reta a que le demuestren que comparó matrimonios gays con nazismo.

LEÓN.— El canónigo de la Catedral de León Fabián Castaño, que esta semana se ha visto envuelto en la polémica por la supuesta comparación de los matrimonios homosexuales con los campos de concentración nazis, quiso ayer zanjar la cuestión lanzando un reto. «¿Quién se atreve a decir que se dijo esto? Ninguna de las personas que asistió a la misa podrá hacerlo a no ser que mienta».

El sacerdote argumentó que el viceportavoz del PSOE en el Ayuntamiento de León, Ibán García, que el pasado domingo abandonó la Catedral en señal de protesta por estas supuestas palabras, malinterpretó su homilía. «En ningún momento se hizo alusión a los matrimonios homosexuales, sino a lo que dijo en Papa en su última visita a España sobre el matrimonio en general, que es mucho más amplio». Castaño reseñó que ni siquiera los compañeros de partido de Ibán García han podido respaldar que se hubiera realizado esa comparación.

El canónigo sí reconoció que se hizo una alusión a los conceptos de legalidad y moralidad, en términos generales y a lo largo de la historia, y que puso como ejemplo extremo los campos de exterminio nazis, que, en su día, se ampararon en la legalidad otorgada por el régimen de Hitler. «Se hizo esa alusión pero en general, sin aplicarlo a los matrimonios homosexuales, sobre los que, repito, no se hizo mención expresa alguna, como sí se hizo, por ejemplo, del aborto.

El canónigo señalo que la identificación de los dos conceptos (gays y nazismo) es «una cuestión de interpretación, porque de matrimonios gays no se habló en ningún momento».

Fabián Castaño aseguró que no hay lugar a que se disculpe, como han reclamado los colectivos de homosexuales a lo largo de esta semana, «porque es mentira que haya comparado las bodas gays con el nazismo».

Además de la petición de disculpas, la Plataforma Popular Gay reclamó la intervención de la Fiscalía para que actúe de oficio. Si no lo hace, su presidente nacional, el leonés Carlos Biendicho, anunció que presentaría una querella contra el sacerdote y dio como plazo mañana lunes.

No voy a hacer de abogado del diablo, porque me parece que el canónigo no tiene ni cuernos ni rabo. Y porque no soy yo quién para hacer de abogado en un tema tan escabroso que limita con lo jurídico, lo canónico, lo social, lo humano y lo político. Y este último linde, de lo político, es lo que lo está envenenando. Creo yo.

Para mí, y entiendo que debería ser para todos: presentes en el acto, oyentes, leyentes, e imaginantes… el asunto trató de una homilía…

Vamos por partes:

homilía: En la misa católica, comentario que hace el sacerdote tras la lectura de los textos sagrados (Evangelios).
Explicación, sermón, discurso, lección, plática.

evangelio: Historia de la vida, doctrina y milagros de Jesucristo.

verdad, axioma, certidumbre, certeza, dogma, Nuevo Testamento, doctrina de Cristo.

Una homilía no es una tésis:

Opinión o teoría que mantiene alguien.

Trabajo científico que presenta en la universidad el aspirante al título de doctor en una facultad.

Una homilía es un comentario sobre la Moral Católica. Digo yo….

La Moral Católica:

La moral no es una jaula ni una prisión que quita la libertad. El conjunto de reglas, prohibiciones y mandatos que propone, sirve por el contrario para custodiar la libertad, para que el hombre pueda alcanzar, como individuo y como comunidad, su plena realización. Como las reglas de la salud tienen como fin el garantizar nuestro bienestar físico, así las normas morales son las condiciones necesarias para conducir a la persona al pleno desarrollo de sus capacidades de conocimiento y de amor.

Tomemos como ejemplo las reglas establecidas por la justicia. Si se respetan, se vive en una sociedad ordenada y pacífica. Si, por el contrario, no son respetadas se dan gravísimos abusos, como robos, homicidios, discordias, engaños, egoísmos de todo tipo, etc.

Otro ejemplo significativo lo ofrecen las normas para conservar el medio ambiente. Si son respetadas, entonces el medio ambiente ayuda al hombre a vivir feliz. En caso contrario pueden derivarse consecuencias tan graves que pongan en peligro la misma existencia humana.

Las reglas, como se ve, no obstaculizan sino que facilitan y favorecen la consecución de los resultados que nosotros deseamos.

Comprendamos así las palabras de Jesús, en el Evangelio: "Si quieres entrar en la vida, observa los mandamientos" (Mt. 19, 17).

La moral católica es el conjunto de las normas que enseñan al hombre cómo debe comportarse para vivir según Dios, y así realizarse así mismo y alcanzar después de esta vida la felicidad eterna del Paraíso.

Se puede resumir en pocas palabras la enseñanza de la moral católica diciendo que la cosa más importante, es más, la única cosa verdaderamente importante es vivir, crecer y perseverar hasta el final en la gracia de Dios, observado los mandamientos y evitando el pecado, sobre todo el pecado mortal, para merecer así la felicidad eterna.

La moral católica es exigente y comprometida, porque nos propone un ideal altísimo, el de vivir como hijos de Dios, pero somos ayudados en nuestro camino por los ejemplos de Nuestro Señor Jesucristo, de la Virgen María y de los Santos, y sobre todo por la gracia del Espíritu Santo que nos da en los sacramentos y podemos siempre pedir en la oración. La dificultad del empeño es después compensada por aquella gratificación, paz y alegría interior que derivan de la conquista de todo gran ideal…


Date un respiro en la lectura, y escucha el órgano de la Catedral de León,

mientras buscas tu mejor sítio para escuchar la homilía...

http://recursos.cnice.mec.es/bancoimagenes/contenidos/sonidos01/CD06/mp3/kpm00703.mp3

El matrimonio homosexual, o el matrimonio gay, es otra cosa. Creo yo…

Partiendo de los significados, ya podemos encontrar diferencias de interpretación:

matrimonio

Unión legal de hombre y mujer.

Marido y mujer.

En la religión católica, sacramento que hace sagrada y perpetua esta unión.

matrimonio canónico El que se celebra conforme a la legislación eclesiástica.

matrimonio civil El que se contrae según la ley civil.

matrimoniar :. Unirse en matrimonio, casarse.

El matrimonio entre personas del mismo sexo (también llamado matrimonio homosexual o matrimonio gay) es el reconocimiento social, cultural y jurídico que regula la relación y convivencia de dos personas del mismo sexo, con iguales requisitos y efectos que los existentes para los matrimonios entre personas de distinto sexo.

El matrimonio entre personas del mismo sexo —en los países en que se ha aprobado hasta ahora— se ha establecido legalmente mediante la extensión de la institución ya existente del matrimonio a aquellos formados por personas del mismo sexo. Se mantiene la naturaleza, los requisitos y los efectos que el ordenamiento jurídico venía reconociendo previamente a los matrimonios.

Se tiene constancia y documentación de las prácticas sexuales homosexuales desde los mismos albores de la humanidad, prácticamente en todas las épocas y las civilizaciones, con diferentes grados de reconocimiento social. La extensión jurídica del matrimonio forma parte de una tendencia general de reconocimiento de la homosexualidad en la sociedad occidental moderna.

Junto a la institución del matrimonio, y como alternativa o, en ocasiones, superponiéndose a la regulación del matrimonio entre personas del mismo sexo, existen instituciones civiles adicionales, muy diferentes entre cada país y comunidad, con denominaciones distintas como "parejas de hecho", "uniones civiles" o "concubinatos" (entre otras denominaciones), cada cual de una naturaleza, requisitos y efectos ad hoc, según la realidad social, histórica, sociológica, jurídica y aun política de cada sociedad.

Y el tema se complica al entrar en el debate político:

Actualmente, el debate sobre la legalidad y los alcances del matrimonio entre personas del mismo sexo es uno de los más agitados y dinámicos del mundo occidental. Los opositores a la reforma del Código Civil opinan que la unión de un hombre y de una mujer es la única definición de matrimonio (argumento semántico), en tanto que es la base para la procreación (argumento procreativo). Arguyen que esta definición ha existido por milenios (argumento tradicionalista) y corresponde a su esencia objetiva, distinguiéndola del resto de pactos de protección mutua con carácter indefinido. Alegan que alterar los fundamentos del matrimonio basándose en casos límites equivale a convertir la excepción (v.g., la esterilidad) en regla; mientras que equiparar uniones heterosexuales y uniones homosexuales en cuanto a su fundamento sentimental y amoroso (subjetivo) permitiría luego extender la institucionalización estatal del matrimonio a cualquier tipo de amistad. En contrapartida, incorporar a los derechos económicos y sociales, nuevas libertades positivas (‘derechos a’) emanadas de este tipo particular de uniones no es más que profundizar el parasitismo estatal, esto es, obligar a los individuos a subsidiar a aquellas relaciones amorosas de homosexuales, que de este modo, adquieren un privilegio especial, y estipular un límite arbitrario con respecto a qué amistades deben ser protegidas por el estado: lo que es en sí una imposición ético-moral contraria al espíritu de la Sociedad Abierta. El límite, por tanto, se halla -desde este punto de vista- en un principio de Orden Natural; es decir, que la reproducción posibilita la continuidad de la especie y que esto es, sin duda, bueno para la sociedad. Por lo tanto, instituir nuevos subsidios sociales es retrasar la perspectiva de la definitiva liberación de los individuos. (argumento iusnaturalista liberal).

Los círculos liberales que apoyan el matrimonio del mismo sexo, sin embargo, impugnan dichas críticas, al tiempo que sostienen que no existen razones suficientes que justifiquen privar de la protección que brindan el sistema jurídico o el aparato estatal, a los matrimonios entre personas del mismo sexo, sin incurrir en una forma de discriminación; esto es, la diferenciación injustificada. Éstos rechazan el argumento semántico, por su circularidad o tautología; el argumento procreativo, por su parcialidad (ya que las leyes que prohíben el matrimonio entre personas del mismo sexo no prohíben el matrimonio entre ancianos o personas estériles; y el argumento tradicionalista, por su desconexión con los principios sociales y éticos admitidos e indican que la reforma sobre el matrimonio para incluir los derechos de los homosexuales es una cuestión de igualdad ante la ley, pese a no contemplarse así en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Una considerable parte de la sociedad occidental opina que es necesario que se permita casar a los gays y lesbianas, de modo que tengan los mismos derechos que las parejas heterosexuales.

Generalmente, el matrimonio otorga muchos derechos que las parejasa de hecho no reciben, incluso cuando esta institución de las parejas de hecho figura regulada por el ordenamiento jurídico positivo. Según los países, esta diferencia de derechos abarca materias tales como inmigración, seguridad social, impuestos, herencia, y adopción de niños. Además, separar a las parejas en dos tipos de instituciones (una para las uniones de distinto sexo -matrimonio- y otra para las uniones del mismo sexo -parejas de hecho-) se considera por quienes defienden la institución del matrimonio homosexual discriminatoria, ya que estiman que está en línea con el general rechazo que provocan las fórmulas «separate but equal», que en el pasado justificaron la segregación por razón de raza.

Habría un etcetera muy largo. Pero lo dejo, que me tengo que afeitar.

Cuando decida ir a una Misa Católica, Apostólica, Romana, (y leonesa), llevaré un catecismo y unos Evangelios, para interrumpir al orador. O para dejar, – como si fuera un programa de mano -, a los curiosos, a los cascarrabias, a los periodistas, y a los políticos progresistas, que aguanten el sermón.

image hosting for myspace A este paso, me pedirán que diga "queso", lo diré… y plafff!!!

(Alfredo Escalada/05.11.2mil6)

Don Fabián Castaño del Riego (en la foto, el tercero por la izquierda):

Nació en: Villamarco (León)

Fecha: 17-08-1933

Ordenado el: 15-06-1957

Canónigo de la S. I. Catedral (06-10-1993)

Capellán de las MM. Concepcionistas de León (31-01-1994)

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s