RAZONES PARA DECIR: ¡SAMA-VELILLA, NO!

 

logo Ciudadanos

  

PLANTEAMIENTOS DESDE ‘CIUDADANOS-PARTIDO DE LA CIUDADANÍA’ DE ASTURIAS Y LEÓN.

 

Un reto político: articular una política energética y ambiental sostenible en el proyecto de línea de alta tensión Sama-Velilla

 

Los principios de partida en que nos movemos a la hora de articular las políticas energética y ambiental en España deben seguir el modelo de la sostenibilidad, que supone, de un lado, el fomento de las energías renovables, el ahorro y la eficiencia energética a la vez que hacer frente a la estabilidad del sistema energético, y de otro lado, la protección por nuestra generación y el disfrute del medio ambiente de las siguientes generaciones para lo que se debe preservar la biodiversidad y el medio.

Estamos ante un "caso de libro" en cuanto a la dificultad de articulación entre ambos principios y políticas energética y ambiental en la puesta a punto de un proyecto tan ambicioso como el de la infraestructura de la línea de 400 kilovoltios entre las centrales de Sama de Langreo y de Velilla del Río Carrión a través de un trayecto de 124 kilómetros y 75 alineaciones, atravesando de Norte a Sur la montaña cantábrica y de Oeste a Este, en buena parte de su recorrido, la depresión de contacto montaña-meseta, estando a la altura del municipio de La Robla su giro y punto intermedio.

Como es bien conocido, se plantean ahora motivaciones bien contrapuestas: De una parte, el movimiento local y ciudadano del tipo de ¡aquí no!, centrado en que la línea no atraviese su propio territorio y postulando un cumplimiento de la normativa ambiental en cuanto a la agresión paisajística de un medio tan frágil que conlleva el proyecto en sí. De otra parte, la necesidad de construcción de una gran infraestructura eléctrica ("con el menor impacto ambiental posible y la mayor aceptación social") por parte de Red Eléctrica Española para superar las carencias del sistema eléctrico español a medio plazo, el desarrollo de generación eléctrica a partir de energías renovables o de ciclo renovado y dar calidad y seguridad al suministro eléctrico –según el documento de la Dirección General de Política Energética "Planificación de los sectores de electricidad y gas, desarrollo de las redes de transportes 2002-2011"-.

Sin embargo, el anteproyecto de línea de transporte de energía eléctrica (junio de 2007), afecta de lleno a cuatro municipios asturianos, trece leoneses y dos palentinos, a pesar de haberse elegido por REE, con el visto bueno de expertos en ecología y medio ambiente, la alternativa con el menor impacto posible y ser una variante al trazado más directo o corto que hubiera afectado al entorno de Picos de Europa. Impacta, en cualquier caso, su tendido singularmente en el concejo de Aller, en el valle alto del Bernesga y en el corredor La Robla-Guardo. Si bien no incide en ningún núcleo urbano sí se aproxima en exceso a numerosos núcleos semiurbanos y rurales, además del caserío diseminado en toda el área. Por si fuera poco, atraviesa Espacios Naturales Protegidos y Lugares de Importancia Comunitaria (LICs de Cuencas Mineras, Aller-Lena, Montaña Central de León) y cruza ríos y arroyos además de carreteras y ferrocarriles.

El Estudio de Impacto Ambiental del Anteproyecto realizado por la ingeniería ambiental Basoinsa valora en conjunto el proyecto en la calificación de impacto moderado y entiende que "no afectará de manera significativa a Espacios naturales protegidos ni a la Red Natura 2000 ya que aunque discurre por zonas así catalogadas, se ha evitado afectar a las zonas y especies más sensibles… y se encuentra a suficiente distancia de los núcleos y viviendas para que no queden afectadas" (Documento EIA, pág. 1499) lo cual es incierto en lo relativo a la proximidad a núcleos, restando de hecho una decena de núcleos a menos de 200 metros de la línea proyectada. Por otro lado, tampoco es muy juicioso el estudio cuando asevera que "en cuanto a la aceptación social del proyecto y dado que el suministro eléctrico es un bien imprescindible… el rechazo a estas infraestructuras se ha ido atenuando notablemente" (Documento EIA, pág. 1453), más bien a pesar de ello la oposición social e institucional es cada vez más generalizada y desde hace algún tiempo, una vez tomada la decisión por REE, se ha hecho fuerte un movimiento caracterizado por la contundente oposición de ayuntamientos y ciudadanos, animados por plataformas y Asociaciones de defensa de la Montaña, a los que se han unido otras asociaciones en Asturias y León y algunos partidos políticos así como la Diputación de León.

La cuestión se plantea ahora vivamente en Asturias y León y singularmente entre la sociedad de León, dado que en su territorio se desarrollaría un 70% de la infraestructura y más concretamente en valles que están liderando programas de preservación natural muy ambiciosos en la actualidad. El resto de municipios, ven igualmente mermada su imagen de desarrollo alternativo y temen perder calidad ambiental y de vida con este proyecto.

Pero, no es esto todo. Se debe tener en cuenta que el proyecto parte de una apuesta por la dependencia de recursos energéticos gasíferos importados en el marco del modelo de desarrollo energético asturiano, tal como se viene asignando por el sistema energético nacional a Asturias, León y Palencia, pero se trata de reforzarlo más a partir de la planta regasificadora de Aboño-Musel (Gijón), motor causante del proyecto de trazado eléctrico ahora discutido por todos. Más parece que el proyecto de línea eléctrica es "el rabo de un toro mucho mayor", la planta regasificadora, de por sí proyectada en una zona muy sensible y densa poblacionalmente, en la vecindad del área Gijón-Aboño donde en un radio de 10 kilómetros residen unos doscientos ochenta mil habitantes. Ello sumado a la apuesta necesaria de al menos seis nuevas plantas térmicas de ciclo combinado en Asturias, León y Palencia, donde el propio Presidente de la Junta de Castilla y León ya ha anunciado la programación de al menos dos plantas de este tipo. De seguir así, la apuesta de tal modelo de especialización energética del territorio astur-leonés-palentino, no tardaría en reforzarse más aún con futuras plantas nucleares, ¿por qué no? en los valles con embalses en la misma zona.

Siendo consecuentes, debemos aproximarnos a la contribución de un debate nacional del sistema energético español a medio plazo. Comenzando por un primer tipo de planteamiento que urge en la actualidad a nuestra sociedad de Asturias y León: ¿es necesario apostar por la nueva planta regasificadora de Gijón?, ¿es necesaria aquí o hay alternativas de implantación en otro lugar? Segundo planteamiento: ¿dónde se instalarían las seis o más centrales de ciclo combinado necesarias para mantener tal proyecto de regasificadora? Tercer planteamiento: Si parece adecuado incrementar la generación de energía eléctrica, ¿porqué no se aproximan estas centrales de producción a los mayores centros de consumo? Y no a la inversa. Cuarto planteamiento: en todo caso, supuesto que el trazado de línea Sama-Velilla fuera el de menor impacto, esto es, el menos malo, ¿no caben otras alternativas al tendido aéreo proyectado al menos en las áreas más sensibles, aunque sea más costosa su construcción y mantenimiento?

Desde ‘Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía" salimos al debate planteado a raíz del periodo de información pública del anteproyecto de la línea eléctrica Sama-Velilla y nos manifestamos a favor de un rotundo apoyo a las plataformas y asociaciones, además de los ayuntamientos implicados, contrarios unos y otros a esta nueva infraestructura. Asimismo, planteamos que por razones de seguridad no deba ser ubicada tal planta regasificadora en el entorno de Gijón. A la vez que solicitamos al Gobierno de España y los gobiernos de Asturias y Castilla y León que se revise el actual modelo que apuesta por una mayor especialización energética en estas dos regiones, no precisamente las destinatarias del incremento del consumo en el sistema eléctrico español. Es necesario que la prudencia se imponga antes de acometer el proyecto y se hace necesario debatir, explicar y convencer con argumentos asumibles para obtener el consenso ciudadano.

Entendemos que con estas actuaciones de nueva planta regasificadora y grandes infraestructuras energéticas se rebosa ya ampliamente las posibilidades de articular adecuadamente las políticas de energía y medioambiente sostenible en los dos territorios. El caso analizado en una doble escala, regional, en el caso del trazado de línea, y local, la implantación de las nuevas plantas regasificadora de Gijón y de subestación eléctrica de Sama, nos plantea claramente que estamos ante un medio saturado de infraestructuras y plantas energéticas y el impacto ambiental es a todas luces muy notable, aunque se califique por la ingeniería ambiental de moderado, más bien por "poner paños calientes" a una situación ya de por sí grave. Por otro lado, entendemos que el desarrollo regional y local debe ser también sostenible y por tanto diversificado, en ningún caso monoproductivo, y donde el patrimonio natural debe ser el pivote de generación de los nuevos desarrollos a un lado y otro de la Montaña Cantábrica.

 ‘CIUDADANOS-PARTIDO DE LA CIUDADANÍA’ DE ASTURIAS Y LEÓN.            

 

Y esta:

 

 
UNA BUENA RAZÓN PARA DECIR: ¡SAMA-VELILLA, NO!
 
 
 
"EL FAEDO DE CIÑERA"
 
 
 
 
Arco iris
 
Este comunicado está siendo publicado también en:  
 
EL RUGIDO                                     
 
EL BIERZO DIGITAL                      
 
BLOG CIUDADANOS LEÓN         
 
LEONOTICIAS.COM                      
 
……………….
 
 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Organizaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s