CATALINA: LOS CUENTOS Y LAS LEYENDAS

 

 catalina

Catalina 

  
Catalina nunca trabajó la voz con método. Su hilo era casi un bisbiseo; como un rosario contínuo, como una letanía de infinitos ora pro nobis; como un arrullo.

Catalina

se sentaba en la silla de paja, en zapatillas; con los pies puestos en el escabel de la boca del horno, y el mandil tapando su redondez serena, y el pañuelo negro terciado cubriendo su blanco pelo.

Catalina

no era teórica. La vida había sido, siempre, una clase contínua de actividades prácticas: útiles, inútiles, y prácticas.

Catalina

era una historia en sí… – o en sol, o en fa…- . Era un arpegio de subidas y bajadas.

Catalina era un baul de cuentos, de historias, de datos, de secretos, de recetas, de silencios.

Catalina

era un maestro, un confesor, un fraile franciscano, un médico de iguala, un curandero… de bichos; y para los humanos: sanador, brujo, sacamuelas, curalotodo, ensalmador, santero, hechicero.

Catalina

apenas tenía fuerza física en el cuerpo. Pero sus ojos eran una viveza, que luego se escapaba por la boca: con prontitud, energía, pasión, agudeza de ocurrencias, verbo ingenioso, esplendor de los colores.

Catalina

nos metía en los cuentos; nos daba miedo, risa, pena, tristeza. Y nos fraguaba sueños.

Catalina

era la mejor cuentacuentos que tuve, de pequeño. Era mi abuela.

 

Catalina y Segunda

         Catalina            y           Segunda  (mi otra abuela)

 

Leyenda es una narración oral o escrita, en prosa o en verso, con una mayor o menor proporción de elementos imaginativos y que generalmente quiere hacerse pasar por verdadera o fundada en la verdad, o ligada en todo caso a un elemento de la realidad. Las leyendas se transmiten habitualmente de generación en generación, casi siempre de forma oral, y con frecuencia son transformadas con supresiones, añadidos o modificaciones.

Existen leyendas personales. Muchas no ha sido nunca narradas, ni de oral ni de escrita manera. Yo os voy a contar una leyenda personal, que hasta ahora no había sido escrita, aunque sí contada…

Hoy es San Juan. Anoche fue la oscuridad más corta. El sol se fue a la cama mucho más tarde, entre los algodones colorados de la Babia. Y la lumbre de la plaza alargó la verbena, quemando los recuerdos del invierno, a la luz de la leña y de los trastos viejos en la hoguera. Toda la vida nueva se destapó en las risas y en el baile, hasta las tantas…
Hoy es un día señalado. Mejor dicho: la noche. La abuela se atrancó esta noche, en secreto y casi a oscuras, en la sala. Llevaba en la mano un vaso de agua, que posó cuidadósamente en la repisa que tiene la ventana del corral. Debajo del vaso, colocó un platillo del juego de café, del que sólo quedan dos tazas y tres platos. Y debajo del plato, un pañito de lino y de puntillas, que guarda de su madre. La penumbra se rompió a la luz del medio velón de Jueves Santo, mientras la sombra de la abuela invadía las cuatro esquinas de la sala. La vieja cascó un huevo contra el borde de la mesa, cubierta de un hule de flores y de grecas, en un crac! casi mudo, para no delatarse. Sus temblorosas manos gobernaron el huevo en dos mitades. Y con pericia, precipitó la clara en el vaso del agua, que alcanzó de repente los dos tercios del cristal. La yema dorada se quedó en la media cáscara, encima de la mesa, como en una cuna. La abuela sujetó el vaso entre sus manos, como hace el cura en la misa con el caliz, y hasta se inclinó de bruces sobre el recipiente, y alentó la mezcla, repitiendo una fórmula mágica y extraña:
– "¡Por San Juan!: ¡que mañana se produzca el milagro!"
…En la cocina van desfilando los chicos, con los ojos pegados de legañas, en un saludo repetido: "Buenos días. ¿Descansó usted? Yo bien, gracias. A Dios las gracias!". La niña más chica, anoche estuvo espiando a la abuela. Y ahora se agarra a su mandil, en un dingolondango consentido por la vieja, que la lleva de la mano hasta el comedor para ver el milagro.
El velón se ve gastado. Con la mecha encendida en lo hondo del centro de la cera; y un cerco luminoso corona el techo de la sala. La ventana está abierta, y la luz de los barrotes ya no dibujan sombras en la repisa. Los ojos de la abuela brillan, inquietos, inseguros. Y los inmensos ojos de la niña, chispean, admirados e incrédulos, mientras sus dedos mosdisquean, nerviosos, la mano y el mandil de la anciana. Allí en el vaso, otro año más, se produjo el milagro: la clara de huevo se levanta en tres torres bien nítidas, formando una iglesia mágica, como una catedral. La niña, boquiabierta, sin despegar sus ojos del portento, escucha a la abuela:
– "¡Y ya verás!… ¡La noche de San Pedro, en lugar de una iglesia se formará una barca!"…

("Historias de un monaguillo"/Alfredo G. F.)

La música que se escuchaba de fondo al inicio, tiene esta letra:

RIU-RIU-CHIU…

Nota                  

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s