DÍA DE LA MUJER REFLEXIONADORA

 

20071201210654-lazo-luto-a4

 Corazón roto   Corazón roto   Corazón roto

¡Bárbaros asesinos: No podréis con nosotros! 

 

 

    

Contar secretos   Contar secretos

 

        lisistrata   Algunos dicen que la coincidencia del Día de la Mujer Trabajadora con el día de reflexión pre-electoral (o al revés) ha sido premeditada.Yo no diría tanto. Aunque hoy me parece que deberíamos sacar alguna punta provechosa a esta coincidencia. El día 8, sábado, será el día de reflexión, que es una palabra femenina, que significa: – hecho de considerar detenidamente algo. – advertencia o consejo con que se trata de convencer a alguien. – cambio en la dirección o en el sentido de la propagación de una onda (en física)…
 
El Día Internacional de la Mujer Trabajadora se dedica a las mujeres corrientes, como artífices de la historia, y se remonta a la lucha de siglos de la mujer por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre. En la Revolución Francesa, mujeres que pedían "libertad, igualdad y fraternidad" marcharon hacia Versalles para exigir el sufragio universal. Más atrás, en la antigua Grecia, Lisístrata empezó una huelga sexual contra los hombres para poner fin a la guerra. Lisístrata (en griego Λυσιστράτη,cuyo nombre significa "la que disuelve los ejércitos"), ) es una obra de teatro de Aristófanes (450-385 a. de C.).
 

Lisístrata

es la mujer de un soldado ateniense, que cansada de las continuas guerras entre Atenas, Esparta y otras ciudades griegas, reúne a las mujeres de ambos bandos y les propone iniciar una huelga de tipo sexual. La idea no gusta en principio, pero ella logra convencer a todas las mujeres de Grecia de que no copulen con sus esposos hasta que éstos firmen la paz. Se desarrollan una serie de episodios sazonados con una picante y maliciosa comicidad, en la que el poeta, sin dejarse dominar por rencores partidistas, asesta valientemente duros golpes contra amigos o enemigos, fijándose sólo donde descubre debilidades y vicios. Al final de la obra, los hombres, faltos de sexo, deciden dejar de luchar, firman la paz y ponen fin a la huelga de piernas cruzadas de sus mujeres.

 
El recuerdo de Lisístrata es una buena pieza parabólica para un día de reflexión. Sobre todo masculina. Sobre todo para los torpes guerreros políticos, llenos de vicios, que guerrean en estos días. Y es un buen pretexto de homenaje a las mujeres, trabajadoras de la paz y del común consenso.
 
 
No se lo digas a nadie No se lo digas a nadie No se lo digas a nadie
 
                                          Miserere
 
                                                      Corazón roto
 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s