MAIO ME HIZO AQUÍ (PRIMERA PARTE)

 h)maio 2

Voy a poner aquí -resumida -mi conferencia. O mi charla. Para los de la fila cero, como había prometido.

Y estaba pensando en poner sólo este vídeo, como corolario:

Película

         http://www.vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=1291152&server=www.vimeo.com&show_title=1&show_byline=1&show_portrait=0&color=&fullscreen=1

 

 

  Pero, bah!… No quiero parecer perezoso, como los que faltaron a la charla. Ahí va el extracto:  

 

Como muchos de ustedes conocen, este año ha sido – está siendo – el año del Beato de Escalada. Por culpa de algunos locos, enamorados de San Miguel de Escalada, que han gastado, – y siguen gastando – sus inquietudes y su tiempo, en divulgar ¡tantas cosas! sobre este lugar mágico y sagrado.

El Beato de Escalada ha dejado de ser, gracias a ello, un verdadero desconocido, incluso en nuestra propia casa, para traspasar muchas fronteras:

– las fronteras de la ignorancia y del olvido,
– de la falta de aprecio,
– del desinterés por lo autóctono y lo propio,
– de la dejadez y la desidia.

 

a)arcos de Escaladac)Beato_San_Miguel_escaladad)beato[1]

   

MAIO ME HIZO AQUÍ. INTERPRETACIÓN DE UN ACRÓNIMO.

 

Existen tesis sesudas sobre el origen y la autoría del Beato de Escalada. Hay hipótesis , sobre el lugar donde se hizo este códice mágico. Y existen supra-tesis, que descansan en las historias nimias de los pueblos, en las creencias, en las leyendas, en la esencia de todo lo pequeño y acostumbrado: ¡en los detalles! 

  

Me van a permitir hacer, para todos, unas sencillas reflexiones, a vuela-pluma, nada científicas (¿o si?):

"Al principio creó Dios los cielos y la tierra. La tierra estaba confusa y vacía, y las tinieblas cubrían la haz del abismo; pero el espíritu de Dios se cernía sobre la superficie de la aguas. Dijo Dios: "haya luz"; y hubo luz. Y vió Dios que la luz era buena. Y la separó de las tinieblas; y a la luz llamó día, y a las tinieblas noche. Y hubo tarde y mañana, día primero."

(Génesis I, 1-5)

¿Alguien se cree que esto fue así? La Biblia no es un libro de historia ni de ciencia. Es un libro de "interpretación". No cabe ninguna duda. Conviene recordar esta palabra: INTERPRETACIÓN. Nos resonará luego.

El gran libro de la Biblia es un libro de "interpretación". Como la Divina Comedia de Dante. Esta comedia no es un paseo de Alighieri con Virgilio y Beatriz a los infiernos y a los cielos. Es otro libro de "interpretación"… Pero no estamos aquí para hablar de la Divina Comedia.

 

Auto-retrato de MAIO:

f)maio is incomingh)maio 2g)maio

 

¡Maio me hizo aquí!!! Maio hizo aquí nuestro Beato.

Esta es nuestra tesis. Mejor dicho: nuestra SUPRA-TESIS, que descansa en las
razones de la tierra y del corazón. Y en los detalles pequeños.

El autor, reconocido, de nuestro Beato, fue Maio.

¿Pero quíen fue Maio?

Nos lo cuenta él mismo en su libro:

El autor del Beato de Escalada, además de contar las historias sagradas, de "interpretar" las palabras arcanas y extrañas del libro más raro de la Biblia – el Apocalipsis -; y además de ilustrarnos candorosamente su libro con diapositivas, nos firma su obra y nos invita a la "interpretación", por medio de unos versos acrónimos, cuyas iniciales conforman su sobrenombre: MAIUS.

A la cabecera del poema va su nombre real: RECESVINTO, que fue un abad concreto de este cenobio.

Acrónimo, formado de acro: elemento, extremo, prefijo… y onyma: nombre. Significa palabra formada por las letras o sílabas iniciales de las partes de un término compuesto. No nos paramos a pensar, por ejemplo, que RADAR es un acrónimo: de radio+detection+and+ranging; o que MOTEL, lo es de motor+hotel. Porque no "interpretamos" las palabras.

Vamos al poemilla del Abad Recesvinto, llamado MAIO. Y leamos sus palabras. No nos dejemos llevar por alguna mala traducción o "interpretación" de sus términos, que algunos, puede que de buena fe, nos han establecido. La historia es un cúmulo de errores, según se cuente. La "interpretación" más extendida y aceptada, como una verdad de la Biblia es esta:

 

¡Que suene la voz de los fieles, que suene y resuene!
¡Que Maius, en verdad pequeño, pero animoso, se alegre, cante, resuene y clame!
Recordadme siervos de Cristo, los que morais en el monasterio del excelso mensajero de Dios, el Arcangel Miguel.
Escribo en honor de tan alto patrón por mandato del Abad Victor y por amor al libro de la visión de Juan, el discipulo amado. Para embellecerlo he pintado una serie de miniaturas para las maravillosas palabras de su <<storiae>>, para que los prudentes temas la llegada del juicio futuro.
 Así este libro, de principio a fin, se termina en la era de dos veces dos y tres veces trescientos y tres veces dobles diez. Gloria al Padre y al Hijo Unigénito, al Espíritu Santo y a la Trinidad por todos los siglos de los siglos hasta el fin de los tiempos.

 

 

El acrónimo de MAIUS se forma con las primeras letras de los distintos versos.

Y en poesía, lo expresa muy bien Don Antonio Colinas, las palabras dicen más de lo que sus letras dicen:

Memento… recordadme…

Ad honoren…

Interelusdecus…

Ursuppleti…

Sit gloria Patri…

 

El verso que tiene la clave de "Maio, igual a Recesvinto", es este: Ad honorem patroni arcangeli scribes ego, imperansque abba victoris…

que, en palabras poéticas, puede muy bien traducirse:

 

Yo escribo este libro en honor del Arcangel, y mandando, gobernando,-

imperansque, ( imperans: gerundio de impero-as-are) y que (lo que es igual a et, : y: lleva el sentido copulativo – como abad, así cumplo un deseo íntimo…¡ya tenía yo ganas, ya!

(victor es término común – no nombre propio – . Para el gran poeta latino Virgilio, victor es el que ha conseguido su objetivo o cumplido su deseo)… Ser “victor” es haber cumplido un anhelo, largamente acariciado . Y esto no es una elucubración, que conste. Es, sin duda, una razonable "interpretación"… que defiende, por ejemplo, don Vicente García Lobo…

 

 …

 

j)memento maiok)memento maio 4

En este año, – a cuenta del Beato -, se ha hablado más del Monasterio de Escalada que en muchos años juntos. La prueba estuvo en el Primer Ciclo de Conferencias, de mayo de este año, celebrado en el El Albeitar de la Universidad de León , en el que varios eruditos de Escalada nos contaron:

– su historia,

– sus gestas (y sus gestos), que han sido dejado escritos en las piedras milenarias,

– los misterios de sus restos enterrados,

– sus raíces antiguas, astures, andalusíes o hispanas,

– y sus fueros.

 

De todo esto nos dieron un magnífico repaso – si bien no dejó de ser más que un breve aperitivo -: Don Vicente García Lobo, Doña Encarnación Martín, Doña Hortensia Larren, Don Isidro Bango, y Don Maurilio Pérez.

l)Vicente García Lobom)Encarnación Martínn)Hortensia Larrénñ)Isidro Bango y Amado Canceloo)Maurilio Pérez

Ellos, y muchos más, quedan emplazados para seguir hablando de Escalada. 

 

Todo nació de un sueño: traer nuestro Beato. – Traerlo del siglo X, a estos tiempos actuales,

– traerlo del más absoluto desconocimiento, (pocos sabían lo que es un beato) , al reconocimiento actual, aunque somero.

– traerlo físicamente: ya tenemos entre nosotros un magnífico facsimil, para la admiración y el estudio,

– traerlo físicamente de Nueva York: el original, digo. Que eso es más difícil, ay.

– y traerlo del anonimato a su autoría de Maio. Y del pequeño monje Maio al gran abad Recesvinto,

  que fue el “victor” que lo creó para este Monasterio.

 …

Esto es un vídeo divertido. ¡No te lo pierdas!:

                

Esta representación divertida, y tomada prestada de la red de Internet,

 nos habla de la similitud imaginaria entre los adelantos técnicos de la informática de hoy respecto al libro y la forma de escribir antigua, y la revolución fantástica ( y fantasiosa) que bien pudo suceder en un cenobio de monjes, como este nuestro de Escalada, la llegada de los códices respecto a la más antigua manera de escribir y de leer: en rollos, en volúmenes o en pergaminos.

Si la fantasía nos permite perdonar la irreverencia, bienvenida sea.

Aunque en el CODEX de este Monasterio – del que vamos a hablar – hubo y hay mucha seriedad, mucha cultura. La cultura de aquella época del medievo, que divulgaba la ciencia del enciclopedista Isidoro de Sevilla, en sus Etimologías.

Porque en este LIBRO – EN ESTE CÓDICE , digo – se pueden ver escritas cosas como esta:

Folio 233 del Codex de Maio, pues allí mismo lo firma él:

MAIUS MEMENTO

 

De los nombres de los libros

 

Codex

(códice) se llama el libro de un solo volumen aunque contenga varias obras. Se llama códex por traslación, tomado de caudex, tronco de los árboles, que se compone de muchas ramas; así también el códex tiene muchos libros.

 

Volumen

(rollo): se llama a volvendo, de revolver, y así se dice entre los hebreos el volumen de la ley y los volúmenes de los profetas.

 

Liber

es la membrana que tienen los árboles entre la corteza y la madera; de ella dice Virgilio (Egl., 10, v. 67):

Alta liber aret in ulmo.

(El liber se seca en el alto olmo.) De aquí vino el nombre de libro, porque antes del uso del papel y membrana animal se hacían los libros de esta membrana vegetal que se llama liber; de ahí también que a los copistas se les llamara librarios.

 

Folia

(hojas) de los libros. Se llaman así o por la semejanza con las de los árboles o porque se hacían ex follibus, de fuelles, esto es, de pieles de animales, Las caras de estas hojas se llaman páginas, porque compinguntur, van unidas.

Verso,

llamado así por el vulgo, porque se escribía a semejanza de como se ara.

r)memento maio 5s)memento maio  3

 
(Fuente: Etimologías de San Isidoro de Sevilla, cap. 13-14)
 
… 

  Algunos “interpretan” que Maio hizo nuestro Beato en Tábara, porque allí murió, unos años más tarde, cuando estaba pintando el Beato de Gerona con sus discípulos Emeterio y Ende.

 

v)scriptoriumw)torre de Tábara

x)scriptorium escalada torrey)scriptorium escaladaz)scriptorium escalada 2

Interpretando, interpretando, aseguran algunos que en Escalada no hubo scriptorium, porque la torre y el claustro no daban para ello. Y montan un silogismo in barbara: Tábara tiene una torre (casi lo único que les queda), y la dejaron bien pintada; Maio nos dibujó en la torre un taller de scriptores. Luego: todos los scriptoriums están en Tábara.

Las premisas absurdas se caen ellas solas. Y la conclusión queda en el aire. La torre, el claustro, las oficinas y los despachos de Escalada, se fueron cayendo y mermando, a causa de las ruinas subsiguientes.

La misma razón y fuerza, (¡por no decir mayor!), tiene la hipótesis contraria. En Escalada hubo scriptorium: de pergaminos y de piedras. Y un sitio físico apropiado. 

 

"Para subir a la habitación principal está la escalera en dicho soportal, contiguo su principio a dicho segundo arco, y por cuanto se considera no haberlo estado antes ni ser su sítio correspondiente, se promoverá a la oficina que se elija por dicho Prior presente (Juan González Quiñones/10 de marzo de 1760), a la que se dará de ancho cuatro pies y medio libres, de uno o dos trozos, con mesilla, zancas de negrillo o roble, pasales de lo mismo o álamo o chopo, los que tendrán tercia de huella ;y de alto, cuarta, poco más o menos, pasamano, solera y antepecho, cerrando a tablajunta, y otra escalera para el desván de un trozo, dos zancas, pasales de tres pies y pasamano, desembarca en el corredor que se dijo… "

(Documento de la obra de reparación de la Casa de Escalada, Año 1760, Copia literal, Apéndice Tercero de la obra de Amado Cancelo García, "El Concejo de Val de San Miguel de Escalada", página 390).

 

Algunos dicen "interpretar" que Maio hizo este beato en Tábara, porque murió allí. Y que aquí no hubo taller de beatos porque no hubo torre. Y no es cierto. Este torreón, ahora truncado, tuvo dos pisos. Y esta galería de arcos tuvo cuatro lados: un verdadero claustro, y muchas oficinas.

 

 Esto ha quedado escrito.

Y muchas cosas más: están escritas las piedras, los pergaminos, los huesos enterrados, los códices miniados… y el alma de los pueblos, ahí abajo.

El alma de los pueblos habla por los ojos. Y se explaya a través de las leyendas, de los detalles permanentes, heredados: – pequeños detalles de esta tierra, como son:

– los raposos, (A)

 zm)abuelozn)raposo

– el mapa-mundi de Maio, (B)

zm)abuelozp)mapa mundi 4

– el arca de Noé, con la flora y la fauna de esta comarca (monte y ribera). (C)

– los silvares. Que son arcos de herradura vegetales, cargados de animales y de pájaros.

zm)abuelozu)arca de noezv)arca de noe fauna 3

– y el silencio: para mí el gran atributo de nuestro Monasterio. (D)

zza)silencio 4zzb)silencio 2zzd)silencio 3

 

Me van a permitir hacer algunas reflexiones sencillas, nada científicas. “Interpretando” algunos de estos pequeños detalles.Es necesaria una interpretación digna, y fidedigna…

Porque, en todo ello, Maio sigue vivo.

Pequeño, pero animoso;

atrevido, y dispuesto a dar el cante… a seguir dando el cante…

por los siglos de los siglos. Amén.

………………………………………………………………………………. 

 

 Alguna vez he leído el argumento de que este Codex no pudo ser hecho en este Monasterio porque no tuvo nunca el lugar y los medios necesarios. Pero no fue así:

zc)claustrozb)alacena

“Claustrum sine armario est quasi castrum sine armamentario” ,

 que significa, poco más o menos: un claustro sin armario es casi un castro sin armamentario. Es decir: un cenobio sin libros en la alacena es casi como un campamento sin armería.

Porque armarium es armario, alacena pequeña, estantería para los libros.

El libro medieval, por su escasa di-vulgación (utilización por el vulgo, pueblo, que es generalmente iletrado), no es tanto un elemento de enseñanza, como un deposito de la memoria. El saber se traspasa a los demás por la palabra (tradición oral), pero el libro viene a ser un apoyo de la memoria. Y la memoria es la vivencia del corazón: a-cordar, re-cordar. El libro se convierte en un arma, en un instrumento del recuerdo, de las expresiones cordiales.

Los armarios primitivos eran pequeños, porque había muy pocos libros, como también eran pequeños los espacios dedicados a la elaboración de los libros.

Un monasterio se concibe como centro conservador de cultura, por lo que las tareas primordiales de un monasterio eran, sin duda, la producción de libros. Porque los libros eran las primeras armas, las armas fundamentales al servicio de Dios.

Todo monasterio que se precie tiene refectorio, dormitorio, y ¡claro está!: SCRIPTORIUM,

En el doble sentido de la definición:

– por un lado, dependencia destinada a la copia de los libros

– por otro, caja o arca donde se llevan, de un lado para otro, los aparejos de la escritura. Es decir: una especie de armario para guardar libros, escrituras y herramientas propias. De ahí queda la palabra escritorio: mueble cerrado para guardar libros, papeles y aparejos de escritura.

Pues bien: este monasterio fue un verdadero CLAUSTRO. Físico y metafísico. Es decir, etimologico.

 

 En algunos sitios, miopes e interesados, he leído que en este Monasterio de Escalada no se pudieron producir libros (y este Codex en concreto), porque no tenía las materias necesarias. Por ejemplo: que no tenía ovejas suficientes para ser despellejadas, y fabricar con sus pieles los pergaminos. Porque los pergaminos eran necesarios para elaborar los libros.

Se necesita pergamino:

zf piel de ovejaze)pergamino

– De cada piel de oveja se podían sacar tres folios de pergamino. Por ejemplo, la Biblia de León, que consta de 523 folios, habría necesitado 174 ovejas.

– algunos expertos dicen que se pueden sacar cuatro bifolios (es decir: ocho hojas), por lo que un códice de 240 hojas necesitaría la piel de 30 ovejas.

– Nuestro Beato de Escalada está formado por 300 folios. Lo que nos lleva a la cifra de 38 ó 40 ovejas despellejadas.

En los primeros años de este cenobio, recién reconstruido por el Abad Alfonso en el año 913, su vida fue próspera, y sus riquezas abundantes y crecientes. En el año 940, el Abad Recesvinto …

(*NOTA IMPORTANTE) 1.-

… hacía negocios y convenios con los terratenientes vecinos; cambiaba fincas, otorgaba parcelas en Vallejo, y permutaba heredades en Rueda. Y obtenía, en fueros, los derechos de las explotaciones del ganado.

“En cuanto a METER GANADOS EN LOS PASTOS A CRIA, cada uno de los foreros pueda meter hasta 27 ó 30 ovejas o cabras a cría, y no de otra suerte. Y si de otra manera lo metieren, o metieren más ganado, lo pierdan. Y pasen a ser para el reparo de la casa, y el concejo haya de pena dos cántaros de vino. Y si más ganado metieren, sea con licencia del Prior…

(este texto viene a demostrar la gran capacidad que tenía el Monasterio de Escalada para explotar ganado, tanto propio como de los concejos dependientes de él)…

Y no es bueno presumir: Una vez lo hicieron los Priores de Escalada, y en su chulería deslenguada llegaron a decir que una tercera parte de su saldo les sobraba para mantener la vida y el boato del cenobio… Algunos interesados les tomaron la palabra y consiguieron del Rey, y del Papa, la bula del reparto de los dos tercios del Monasterio.

Así que: estamos mejor callados.

 

* 1.- nota importante:

De un codicológico, y de la mano de los expertos, se llega a determinar “que el estilo de escritura del Beato de Escalada refuerza el convencimiento de que la copia se llevó a cabo a mediados del siglo X, probablemente durante los años cuarenta de dicho siglo“.

Ello nos hace sospechar con más razón que el libro fuera hecho durante el gobierno del abad RECESVINTO … IMPERANSQUE … y más aún: que fuera quizás el miso abad, cuya inicial figura en el colofón autobiográfico de Maio en sus versos acrónimos. Este buen abad, queda dicho, dio gran prosperidad al Monasterio, enriqueció sus arcas y llenó de cultura el claustro. Y se sentía un VICTOR confeccionando el códice. Es decir: alcanzó a terminar una labor ansiada (eso es sentirse victor), ¡pues ya tenía ganas, ya!!!

(fin de la nota)

 

Para hacer los pergaminos, y los libros, eran necesarias otras muchas cosas:

– matar las ovejas

– despellejarlas

– trasquilar las pieles

– raerlas

– adobarlas

– estirarlas

Todo esto se llevaba a cabo en el pergaminarium

  

Y otras labores, como:

– formar los cuadernos

– rayar las hojas

– cortar las plumas (de caña: cálamo), o de ave: péñola

– preparar los pinceles

– cuchillos, cuchillas, reglas, compás, punzones …

– tinteros de cuerno

 

– y los tintes: esencialmente dos:

– a) al carbón (similar a nuestra tinta china), que se hacía de la quema de distintos ingredientes orgánicos. Los humos y los humores de esta calcinación se recogían en telas, que al ser lavadas convertían el agua (escasa) en un tinte oscuro, al que se daba más consistencia agregando colas vegetales o animales, y grasas.

-b) y las tintas férricas, que se formaban moliendo las agallas del roble (gallarotas), con caparrosa verde (sulfato férrico), mezclado con agua y vinagre.

Ambos tintes de espesaban con grasa de animales o de vegetales, y con la albúmina del huevo.

-la tinta roja se obtenía del bermellón (cinabrio en polvo, sulfato de mercurio), que era llamado MINIO, de ahí MINIATURA. Otro mineral usado era el REJALGAR (sulfato de arsénico) y el ALMAGRE (del árabe, polvo de caverna), óxido de hierro. Se usaba también el CARMIN, procedente de la cochinilla, en larva, mezclado con orina fermentada para conseguir un color más púrpura.

– para los azules se utilizaba el vitriolo azul natural (sulfato de cobre) y el cobalto. El azul egipcio se obtenía de una mezcla de óxido de cobre con arena silícea. El azul índigo, macerando sarmientos de uva negra dentro de un buen vino, y desecando al sol la mezcla. El azul más precioso, y más preciado por lo caro, estaba hecho de lapislázuli, procedente del Himalaya, Afganistan, a un precio elevadísimo.

 

– para los verdes, procedentes del cardenillo o resultado de tratar láminas de cobre con vinagre, o de usar el vitriolo verde natural (sulfato de hierro) y otros silicatos naturales.

 

-para los amarillos era fundamental el azafrán, y la hiel de los animales, además de algunos pigmentos minerales, ocre amarillo de hierro.

– para el blanco, se usaba el blanco de plomo y los huesos de animales, molidos y calcinados en hogueras. También las láminas de plomo con vinagre fuerte, calcinadas.

 

La labor de los SCRIPTORES era muy ardua. Tanto, que lo llegan a decir ellos mismos en sus libros:

“Lector querido: lava tus manos antes de coger el libro, pasa las hojas con cuidado y mantén los dedos alejados de las letras, porque el que no sabe escribir cree que no cuesta ningún trabajo.

“vuelve las hojas con cuidado, y retira los dedos de encima de las letras, porque pueden ser como el granizo que arrasa los campos. El lector inútil

Destroza la escritura y el libro.

Y era también un trabajo muy lento: dependiendo de la estación del , y por ello de las horas de sol y de luz natural; y también de las fechas litúrgicas y festivas, se podían realizar entre una y cinco páginas al día. Como los escribas monacales no trabajaban en plan comercial (eran encargos del rey, del abad, de un cenobio… ) su trabajo nunca estaba apurado.

 

 ………………………………………………………………………………………….  Alfredo García  (CONTINÚA EN UNA SEGUNDA PARTE

Taza de café 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s