DIFERENCIAS MOZÁRABES

 

Hace unos días colgué una entrada, (y las fotos en el album), sobre la obra pictórica de  Luisa Láiz Díez , que expuso un ramillete de sus cuadros en la Sala de Exposiciones de Gradefes.  Luisa, en uno de sus cuadros, se inspiró en el Beato de San Miguel de Escalada, obra genial de Maio. Y nos dejó, a su modo, "el llanto de los reyes babilónios" con esta re-creación:

g) Inspiración en Maio 

 

Los "librarios" medievales,  – que escribieron e iluminaron con miniaturas los libros llamados "beatos"- lo hacían usando colores y tintes naturales. Los tintes eran esencialmente dos:

– a) al carbón (similar a nuestra tinta china), que se hacía de la quema de distintos ingredientes orgánicos. Los humos y los humores de esta calcinación se recogían en telas, que al ser lavadas convertían el agua (escasa) en un tinte oscuro, al que se daba más consistencia agregando colas vegetales o animales, y grasas.

-b) y las tintas férricas, que se formaban moliendo las agallas del roble (gallarotas), con caparrosa verde (sulfato férrico), mezclado con agua y vinagre.

Ambos tintes de espesaban con grasa de animales o de vegetales, y con la albúmina del huevo.

-la tinta roja se obtenía del bermellón (cinabrio en polvo, sulfato de mercurio), que era llamado MINIO, de ahí MINIATURA. Otro mineral usado era el REJALGAR (sulfato de arsénico) y el ALMAGRE (del árabe, polvo de caverna), óxido de hierro. Se usaba también el CARMIN, procedente de la cochinilla, en larva, mezclado con orina fermentada para conseguir un color más púrpura.

– para los azules se utilizaba el vitriolo azul natural (sulfato de cobre) y el cobalto. El azul egipcio se obtenía de una mezcla de óxido de cobre con arena silícea. El azul índigo, macerando sarmientos de uva negra dentro de un buen vino, y desecando al sol la mezcla. El azul más precioso, y más preciado por lo caro, estaba hecho de lapislázuli, procedente del Himalaya, Afganistan, a un precio elevadísimo.

 – para los verdes, procedentes del cardenillo o resultado de tratar láminas de cobre con vinagre, o de usar el vitriolo verde natural (sulfato de hierro) y otros silicatos naturales.

 -para los amarillos era fundamental el azafrán, y la hiel de los animales, además de algunos pigmentos minerales, ocre amarillo de hierro.

– para el blanco, se usaba el blanco de plomo y los huesos de animales, molidos y calcinados en hogueras. También las láminas de plomo con vinagre fuerte, calcinadas… 

 Ojos en blanco

Hay muchas diferencias entre la obra original de Maio, en el códice que nos pintó hace casi once siglos, y la copia de Luisa Láiz. Aunque la siguiente reproducción no sea de la mejor calidad, miradlas:  

 

aaaaaaa

A mi me gustaría más que Luisa (y otros pintores actuales) hubiera "copiado" el cuadro con las técnicas, los tintes y los colores naturales, propios de aquella época. Todavía estoy pensando que es posible convocar un concurso de copistas, miniaturistas, iluminadores actuales para re-crear aquella forma de hacer arte. Y es más: creo firmemente que "podemos" reconstruir un "scriptorium" en Escalada… ¡Yo voy a intentarlo!   

Sol   

   

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Organizaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s