ORATORIO/ORATORIA

 

 

 oratorio :

Sala de una casa particular o de un edificio donde se reza y puede decirse misa: este hospital tiene un oratorio.

En aquellas casas, casi palacios, que asomaban sus grandes ventanales al poniente, entre la Rua de los Franceses y la plaza de Las Palomas, yo conocí una que era academia de modistillas y pensión de sobrinas en los inviernos perezosos. Y conocí a su dueña, la tía Marcelina, una mezcla de solterona, alcahueta (más por los chismes que por propiciar los amoríos), y de beata: de boquilla y de apariencia, no tanto de obras. Su caserón tenía un sala, anexa al comedor, donde exhibía una capilla casi más grande que la del Cristo de La Victoria, vecina pública de la calle Ancha, bien próxima. Allí rezaba la meapilas; y allí hacía rezar a sus pupilas. Tenía un altar con retablo, varias imágenes y muchísimas velas. Sobresalían una Virgen del Camino, un Nazareno, y un San Antonio, buscador de novios y de maridos. Y había hasta un sagrario dorado pequeñín, siempre entreabierto y sin testigo de luz, tapado con visillos, que sólo se usaba cuando venía el hermano cura a decir la misa.

 

**

 oratorio:

Composición dramática musical de tema religioso para coro y orquesta.

 

La soprano Sonsoles Espinosa, esposa del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, formará parte del reparto del Coro de la Capilla Real de Madrid, a las órdenes de Oscar Gershensohnen, que interpretará el próximo lunes, día 22, en el Auditorio de León «El Oratorio de Judas Macabeo», considerado como uno de los oratorios más célebres de Haendel.

**

  oratoria: Arte de servirse de la palabra para deleitar, persuadir y conmover: los políticos suelen aprender oratoria.

                 adj. De la oratoria o del orador, o relativo a ellos: se nota que tiene una buena formación oratoria.

       

Quo usque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?…

Así comenzó Cicerón, el paradigma de los oradores, su primera "Catilinaria" en el Senado romano el año 63 a.C. ¿Hasta cuándo, Catilina, vas a estar abusando de nuestra paciencia?. El receptor de este discurso era Lucio Sergio Catilina, su mayor enemigo político. Catilina se había postulado para el cargo de cónsul, y a la vista de que había perdido las elecciones intentó hacerse con el cargo con sobornos. Tras descubrirse sus ardides, conspiró para asesinar a Cicerón. Pero al no conseguirlo, y al ver su nueva derrota, planeó una insurreción en toda Italia, incendiar Roma y matar a tantos miembros del Senado como fuera posible.
Tras tantas conspiraciones, Cicerón no tuvo por menos que comenzar su discurso de ese modo contra el traidor…

  ***

La primera estampa es del León de hace casi medio siglo. La segunda es una ráfaga de hoy mismo. Y la tercera, que tuvo lugar hace ventiuna centurias, yo rezo porque nunca, nunca se produzca. Aunque estamos en peligro. La oratoria de los políticos ha de servir para deleitar, persuadir y conmover. Mejor aún: sobra la oratoria si saben practicar bien la "operatoria"…

 Taza de café

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s