la envidia es verde

 

La envidia es una tristeza airada o disgusto por el bien ajeno, o por el cariño o estimación de que otros disfrutan. Esta envidia corroe. Desgasta o destruye lentamente las cosas. Y provoca un sentimiento de angustia o malestar. En todas las direcciones. Porque irrita, apena, ataca, consume, roe, aflige, concome, caría, carcome.

Sinónimos de envidia son: resquemor, pelusa, disgusto, tirria, animosidad, rabia, celos, desazón, rencor, resentimiento. Como bien se nota, la envidia es predominantemente mala. Sin disimulo. La envidia es, en cierto modo, una molécula grasa que se produce generalmente en el hígado y los intestinos, o se ingiere con los alimentos, y cuya excesiva acumulación causa enfermedades circulatorias, como la arteriosclerosis. Es decir: colesterol puro. Y del malo. Amarga y verde bilis.

Hay otro concepto de envidia, como deseo honesto de emular alguna cualidad o algún bien que otro posee. Como casi todo lo honesto, este deseo es escaso. Y hasta se disimula. Deberíamos sembrar colesterol del bueno. Sin tapujos. La sana envidia nos puede salvar hasta de la peor de las tristezas.

Hoy estoy serenamente triste. Disgustado por el mal, – mio y ajeno – . Mas, se me pasará. Estoy seguro. Cuando maduremos.

Triste

 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s